El Modelo COLORS

El modelo COLORS es lo último desarrollado a partir de los estudios de Jung, y nos ayuda a comprender por qué hay sintonía o no con una u otra persona, sea cliente, nuestro jefe, o un compañero de proyecto. Cómo soy percibido y cómo percibo a los demás, y qué puedo hacer para conseguir alcanzar una mejor relación con otra persona. Si estáis interesados en conocer más acerca del modelo, podéis ver este vídeo:


Estilos de relación

Entro en mi oficina bancaria y todos me sonríen y saludan amablemente. ¿Estoy realmente contento con el trato que recibo?

Trabajo en el hospital y viene a verme un delegado farmacéutico a contarme las conclusiones de un interesante estudio que acaban de realizar ¿Estoy plenamente satisfecho por el tiempo que me ha dedicado?

Entro en el restaurante y me tratan de Don y me cuentan con exquisito detalle la elaboración de las platos recomendados del día ¿Me complace completamente esa explicación y hace que me sienta a gusto y que quiera volver?

Si preguntamos al director de la oficina, al delegado médico o al maître del restaurante, nos dirán que su cliente ha quedado plenamente satisfecho con el trato recibido. Pero si preguntamos a los clientes, nos sorprenderán muchas veces diciendo que no es así. ¿Qué ha ocurrido?

Cuando en nuestras organizaciones hablamos de la importancia de la experiencia de nuestros clientes, hablamos de lenguaje verbal y no verbal, de escucha activa –entender las necesidades del cliente-, … Sin embargo, pocas veces desarrollamos las habilidades de relación.

Para entendernos, yo puedo ser un cliente que entra en una oficina bancaria buscando una solución rápida a una necesidad concreta. Lo que quiero es que me lo resuelvan, y rápido; no me interesan los detalles, no quiero saber todo lo que van a hacer para solucionarlo. Y si me entretienen en explicarme todo esto, puedo sentirme frustrado y pensar que son lentos o ineptos. O la misma situación puede producirse a la inversa, donde yo puedo ser alguien que necesita recibir amplias explicaciones para sentirme seguro de que el tema va a quedar resuelto.