Una plataforma con contenidos puede no ser suficiente, aunque éstos sean excelentes (y una tarea casi imposible si no lo son). Crear entornos gamificados o un entorno de experiencia de usuario, donde éste sea retado y tenga un aliciente adicional por participar activamente, nos facilita nuestro objetivo.

Obtener la participación y aprendizaje de los participantes en un entorno on-line de autodesarrollo y sin mentores supone un reto en todas aquellas empresas donde aún no existe una fuerte cultura de autodesarrollo.